Consejos de escritura, Español

Como escribo personajes

Mi primera experiencia creando personajes fue cuando empecé a jugar juegos de rol, hace más o menos 20 años. En ese entonces no tenía idea de cómo aproximarme al proceso. Por suerte los juegos de rol te ayudan en este respecto, proveyéndote con marcos de referencia o arquetipos de entre los que puedes elegir, tales como «mago», «profesor» o «vampiro metalero».

Desde entonces he creado innumerables personajes… ¡Hasta me han pagado por hacerlo! He complementado esta experiencia leyendo, viendo y escuchando cualquier información que les escritores que amo han compartido acerca de cómo elles escriben personajes. También he coleccionado muchas herramientas de escritura a través de los años. La mayoría las he usado por algún tiempo, pero finalmente las he descartado. Una, sin embargo, se ha quedado conmigo por más tiempo que ninguna otra… Y es la que voy a compartir con ustedes ahora.

En corto: este es mi MAPa para escribir personajes.

¿A qué me refiero con MAPa?

MAPa es un acrónimo formado por Motivación, Actuar y Pasado. Estos elementos pueden encontrarse en las técnicas de escritura de personajes de muches escritores, pero los encontré por primera vez en el libro de Orson Scott Card Characters & Viewpoint [«Personajes y punto de vista» del que, hasta donde sé, no hay versión en español], así que le doy el crédito a él. Las siguientes explicaciones y análisis de personajes, eso sí, son de mi autoría.

Motivación, o el por qué los personajes hacen lo que hacen

La motivación de un personaje es su razón de ser, su necesidad más fundamental y aquello que justifica su existencia. Está también al centro de sus creencias y, en algunos casos, es algo que les personajes descubren cuando siguen una motivación falsa que finalmente no les satisface. Porque eso es lo otro: una vez que un personaje obtiene su objeto de deseo, considera su motivación satisfecha y se vuelve inútil como agente de acción dramática. (A propósito: esta es, creo, la razón principal de por qué es tan difícil escribir una buena secuela de una historia sólida).

Veamos algunos ejemplos de personajes y sus motivaciones (en mi estimación, claro):

  • Samsagaz Gamyi. Motivación: Proteger a su amo. Un gran personaje con una motivación simple, pero una que lo hace querible desde el inicio. Aunque ésta le es encargada por Gandalf, es claro que Sam va más allá de cualquier tarea impuesta en sus denodados esfuerzos por proteger a Frodo.
  • Caperucita Roja. Motivación: Ir a cuidar a su abuelita débil y enferma. Un personaje que ni siquiera tiene nombre, y aun así los escritores nos proveen con una clara motivación. En este caso proviene desde afuera también: la madre le pide a Caperucita que le lleve un trozo de pastel y una botella de vino a la abuelita.
  • Íñigo Montoya. Motivación: Vengar el asesinato de su padre matando al hombre de seis dedos. Este es uno de los mejores ejemplos de una motivación siendo el faro guía del personaje. La ahora famosa línea: «Hola, mi nombre es Íñigo Montoya. Mataste a mi padre. Prepárate a morir», es una excelente recapitulación de la motivación del personaje.
  • Fa Mulan. Motivación: Evitar que su padre anciano y discapacitado vaya a la guerra. Otro personaje interesado en proteger a los que ama, en este caso Mulan evita que su padre se involucre en el conflicto de la historia al perseguir su motivación.

Creo que, si quitamos la motivación de un personaje, éste deja de existir. Sam sin proteger a Frodo es sólo un jardinero, hombre de familia y posterior alcalde. Caperucita se convierte en una niña sin nombre; Íñigo, en un gran espadachín sin un propósito y Fa Mulan en la hija única de una familia tradicionalista. Podemos quitarle muchos detalles a un personaje y aún siguen siendo elles mismes pero, apenas se remueve la motivación, efectivamente no queda nada de lo que los hacía ser elles, en mi opinión.

Actuar, o cómo los personajes van por ahí obteniendo su motivación

Sin importar cuán maravillosamente escrita o poderosa sea la motivación de un personaje, no es nada si un personaje no actúa respecto a ella. El personaje necesita hacer algo —a veces muchos «algos»— para poder obtener su deseo más profundo. En otras palabras: para obtener la satisfacción última de su motivación, un personaje debe tener una manera clara y distintiva de actuar.

Este actuar es, creo, a lo que nos referimos cuando decimos que un personaje es coherente y/o consistente. No importa si Han Solo cambia de motivación muchas veces a través de la trilogía original de La guerra de las galaxias: lo importante es que sigue intentando obtenerlas a su manera ingeniosa y pilla. Si Han empezase a actuar, no sé, como un maestro Jedi sabio y calmado, o como una líder política a quien le importa el pueblo, sentiríamos que el personaje de una u otra forma «ha traicionado su esencia» o que «ya no está bien escrito».

Ahora, revisemos los personajes previamente analizados y cuáles serían sus maneras de actuar (de acuerdo a mi apreciación, por supuesto):

  • Samsagaz Gamyi. Actuar: Un sirviente leal, dispuesto a sacrificarse. Hay muchas formas de proteger a un superior, pero Sam emplea la más sencilla y directa de todas: devoción y dedicación total a la causa. Esto lo diferencia de los otros Hobbits en la Comunidad que, aunque comparten la misma motivación, tratan de satisfacerla de otras maneras.
  • Caperucita Roja. Actuar: Una niña juguetona, desobediente y demasiado curiosa para su propio bien. A pesar de las advertencias de su madre al inicio de la historia, Caperucita se comporta de todas las formas que le dijeron que no lo hiciera… Y así nos provee con el conflicto/drama de la historia.
  • Íñigo Montoya. Actuar: Un espadachín honorable, pero demasiado enfocado en la venganza. Íñigo es el perfecto ejemplo de un personaje que podría ser considerado plano o sencillo a simple vista. Cuando uno lee o ve La princesa prometida, sin embargo, puede darse cuenta rápidamente que el personaje tiene profundidad y muchos defectos que son fuente de conflicto. O, en otras palabras: tiene los fundamentos de un buen personaje.
  • Fa Mulan. Actuar: Una mujer valiente, determinada y habilidosa. Lo más genial de la manera de actuar de Mulan es que, desde el comienzo hasta el final de la historia, ella emplea las mismas tácticas innovadoras. Y, mientras que en el comienzo otros la condenan por usarlas (y ella duda de su valor debido a ello), al final es alabada y honrada por la misma manera de actuar.

Pasado, o la base desde lo que todo lo demás se construye

Finalmente, la última parte de la trifecta del MAPa es el pasado del personaje. La pregunta aquí, por supuesto, es: ¿cuánto de ese pasado deberíamos desarrollar? La respuesta no es una cuestión de cantidad sino de calidad. Después de todo, no queremos pasar demasiado tiempo desarrollando el pasado de un personaje. Queremos pasar la mayor parte del tiempo escribiendo la historia de la que ese personaje es parte, no preparándonos para hacerlo.

En este caso, mi recomendación es desarrollar los detalles del pasado del personaje sólo en tanto estén relacionados con la motivación del personaje o su manera de actuar. Se pueden añadir tantos otros detalles como se quiera, pero los relacionados con la motivación del personaje o su manera de actuar son los únicos que considero absolutamente necesarios.

En el caso de los personajes analizados previamente, los resultados en este caso son, desde mi perspectiva:

  • Samsagaz Gamyi. Pasado: Un jardinero leal que le tenía cariño a Bilbo y sus historias de lugares y personas lejanas. Este pasado es importante por dos razones: establece que Sam siempre ha sido una persona leal y que es más abierto de mente que el Hobbit promedio cuando se trata de personas y lugares no-Hobbits.
  • Caperucita Roja Pasado: Amada por su abuelita y reprendida por su madre al inicio de la historia. En este caso tenemos poca información, pero la que tenemos establece partes importantes de la motivación y manera de actuar del personaje. Caperucita tenía una relación cercana con su abuelita —de ahí que se arriesgue a llevarle el pastel y vino— y, podemos inferir, se ha portado mal antes; por ello el consejo firme de su madre acerca de cómo viajar a la casa de su abuelita.
  • Íñigo Montoya. Pasado: Su padre fue asesinado injustamente por el hombre de seis dedos, Íñigo lo desafió a un duelo y perdió, recibiendo dos cicatrices en la cara. Desde entonces ha entrenado por 20 años para convertirse en el mejor espadachín y matarlo. El trasfondo de Íñigo es simplemente genial. Breve, sencillo y al grano, todo en él está relacionado con la motivación y manera de actuar del personaje. Es honorable porque su padre lo era y el hombre de seis dedos no. Se convirtió en un gran espadachín para vengar a su padre.
  • Fa Mulan. Pasado: Una hija complaciente y totalmente dedicada a servir a su familia, incluso negando sus propios deseos. Ella quiere hacer lo correcto para su familia, pero a su propia manera. El pasado de Mulan justifica su manera de actuar de tal manera que hace que su decisión impulsiva (y bastante peligrosa) de disfrazarse como hombre se vuelva completamente creíble para nosotres como lectores.

Conclusiones

Espero que esta tríada de aspectos te ayude a escribir y desarrollar tus propios personajes. Como dije al inicio, ésta es la herramienta de escritura que he empleado y perfeccionado durante más tiempo. La razón principal para ello es que es simple y sin embargo poderosa… En mi opinión, al menos. Debido a que no soy alguien dado a responder largos cuestionarios o dejar el desarrollo de un personaje a la improvisación total, este método me parece óptimo.

En este sentido, el MAPa me provee con suficientes detalles como para empezar a escribir con lo que yo percibo como un fundamento sólido y, al mismo tiempo, no es restrictivo al punto de limitar mi creatividad.

***

¡Espero que hayas disfrutado leyendo este artículo! Puedes ayudarme comentando, compartiéndolo con alguien a quien podría gustarle o convirtiéndote en mecenas en patreon.com/nuevafantasy ¡Por tan sólo $1 dólar al mes podrás leer las nuevas publicaciones antes que nadie, además de votar en encuestas exclusivas para decidir cuál será el próximo tema a tratar! Gracias de antemano por tu apoyo.

Esta entrada se publicó gracias a los aportes de Paulette Rompeltien, Marley Clevenger, María Consuelo Gómez Martín, Alberto Peña y el resto de mis maravilloses mecenas.

Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s